Ecos de Pravia

Un sitio para divulgar curiosidades y noticias del pasado del concejo de Pravia.


Deja un comentario

Benigno Arango Alonso: 1936 y final

Benigno Arango Alonso arreglada por Alberto más pequeña

Benigno Arango Alonso

¿Cómo, —abriendo al fin los ojos—, se enteró el Gobierno, de que Aranda había traicionado la confianza que en él se había depositado? ¿Acaso porque Mola o algún jefe de otras plazas sublevadas confesaran en público contar ya con la colaboración de Aranda? ¿Lo habían dado ya por hecho en algún parte de guerra o comentario particular de los militares? Nada se sabe sobre ello, pero es lo cierto, que el Gobierno, conociendo o sospechando, con algún fundamento, que Aranda iba a sublevarse, ordenó, en un segundo telegrama, dirigido esta vez al Gobernador Civil señor Liarte Lausín, que se detuviera a Aranda inmediatamente. Pero este telegrama, por uno de esos imponderables que, con frecuencia, rigen la vida de los hombres y de los pueblos, no llegó a su destino. De interceptarlo y entregárselo en mano al propio coronel, se encargó el Secretario del Gobierno Civil, Benigno Arango, el viejo abogado tan conocido en nuestra ciudad por sus chanchullos políticos y jurídicos, como por su marchosería. Benigno Arango, al que trataba mi familia con buena amistad, llamaba mi atención cuando yo era niña, por su capa española, recogida sobre un hombro garbosamente, por su sombrero de ala ancha, un poco inclinado sobre los ojos, y por su paso jacarandoso, como decía Aurorita Acedo, una distinguida dama de nuestra ciudad, amiga de mi madre, que vivió en nuestra casa durante algún tiempo, mientras Benigno Arango tramitaba su divorcio del Capitán de Carabineros don Silvestre Maya, ganándole un pleito injusto y casi imposible, ya que todos conocían las muy justas y honestas razones del capitán. ¿Quién podría adelantarnos por aquel tiempo, que el jacarandoso caballero de la coqueta Aurorita, estaba destinado a jugar en nuestra guerra un papel, en apariencia insignificante, pero, posiblemente, de tan grandes repercusiones? En su obra “La historia de confiesa”, el historiador Ricardo de la Cierva, se lamenta de la poca atención que otros historiadores prestan al Frente Norte de la guerra civil española, siendo así que el Frente Norte, decidió, posiblemente, la victoria de los nacionales en otros frentes. Si, a su vez el sitio de Oviedo, ganó para los franquistas el Frente Norte, la traición de Benigno Arango hacia su jefe el Gobernador Civil, es una página histórica que bien pudo cambiar la marcha de nuestra guerra.

Dolores Medio, Atrapados en la ratonera: memorias de una novelista

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benigno Arango Alonso: tiempos convulsos

En "Región", 24 de febrero de 1931

En “Región”, 24 de febrero de 1931

Nuestro distinguido amigo don Benigno Arango nos remite una carta en la que dice que “para satisfacer la curiosidad encubierta de una impertinente alusión que una pluma anónima publicó en no se qué semanario”, quiere hacer constar que debe a la Dictadura “primero, la pérdida de un cargo oficial; segundo, el alejamiento de la vida profesional durante tres años, por entender que con la suspensión del Jurado la labor criminalista, en determinados delitos, era absolutamente ineficaz; tercero, mi baja absoluta en el ejercicio de la abogacía en el mismo instante en que empezó a regir el código de Galo Ponte, texto ilegar que por mi honor juro que no llegué siquiera a leer; cuarto, registro y persecuciones policiacas, y quinto, la vida austera modesta en que actualmente me desenvuelvo.

Enfrente de este debe —añade— podría presentar un haber; pero no lo hago porque me consideraría deshonrado si esa finalidad hubiera informado mi conducta.”

Queda complacido nuestro amigo.

La Voz de Asturias, 23 de abril de 1931

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benigno Arango Alonso: años de esplendor II

Benigno Arango, a la izquierda de la imagen, con Xaudaró, su hija y Constantino Suárez, "El Españolito". En "Región", 29 de julio de 1926.

Benigno Arango, a la izquierda de la imagen, con Xaudaró, su hija y Constantino Suárez, “El Españolito”. En “Región”, 29 de julio de 1926.

He aquí un fieltro, un rostro moreno, unos bigotes mosqueteriles… Es Benigno Arango, el popular abogado criminalista, autor de novelas y amigo entrañable. Viene a nosotros con el alma abierta de par en par. Y mientras almorzamos una mañana en el Hotel París, nos habla de sus cosas, de sus recuerdos, de sus proyectos. Benigno Arango es un meridional, un moro nacido en los riscos astures, por equivocación.

La Atalaya, 27 de septiembre de 1925

Yo sabía que en Asturias había siempre un Benigno Arango, dispuesto a recibir a cuantos llegan. En Madrid es usted popular por su asturianismo. Todas las provincias necesitan hombres así. ¡Cualquiera se marcha descontento!

Joaquín Xaudaró en Región, 29 de julio de 1926

Sigue leyendo

Retrato de Benigno Arango publicado en "La Voz de Asturias" de 3 de julio de 1925, durante el juicio por el asalto al Banco de España de Gijón.


Deja un comentario

Benigno Arango Alonso: años de esplendor I

Retrato de Benigno Arango publicado en "La Voz de Asturias" de 3 de julio de 1925, durante el juicio por el asalto al Banco de España de Gijón.

Retrato de Benigno Arango publicado en “La Voz de Asturias” de 3 de julio de 1925, durante el juicio por el asalto al Banco de España de Gijón.

Su especialidad como abogado es la de criminalista. “Llevo defendidas —nos ha dicho en 1934— 743 causas. Solamente de homicidios y asesinatos intervine como defensor en 376 sumarios, con el siguiente resultado: 352 absoluciones y 24 condenas. Estoy incorporado también al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Ante el Tribunal Supremo informó, entre otros casos de menor interés, para defender dos recursos de casación interpuestos contra Sentencias de la Audiencia de Oviedo, que había condenado como autores de delitos de homicidio a los procesados a la pena de catorce años de reclusión temporal. En uno de los casos el Supremo casó la sentencia, absolviendo totalmente al condenado, y en el otro, le rebajó a dos años y cuatro meses de prisión.”

Al suprimir la Dictadura del general Primo de Rivera el juicio oral por Jurados, Benigno Arango se encontró, como abogado, falto del elemento propio para sus actividades en el foro, y llegó poco menos que a abandonar la carrera. Pasó entonces a residir a Madrid, donde permaneció unos cinco años dedicado a diferentes ocupaciones, entre ellas la administración de un café y restaurante de su propiedad. Por esta época dedicó también algunas actividades de escritor al género novelesco, de lo que son muestra las dos novelas anotadas más abajo.

Al instaurarse la República volvió a establecerse en Oviedo como abogado, y en el desempeño de esta profesión continúa actualmente (1934).

Obras publicadas en volumen:

I—Amor y dolor. (Madrid, 1924; novela)

II—Rosa Maria. (Madrid, 1930; novela)

En Escritores y artistas asturianos, de Constantino Suárez Fernández, El Españolito

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benigno Arango Alonso: primeros años y juventud

Benigno Alonso Arango en 1920.

Abogado y escritor contemporáneo. Nacido en Santianes (Pravia) el 24 de marzo de 1883, hijo de don Celestino de ese apellido, y de Carmen Alonso Díaz, labradores.

Cursó las primeras letras en la escuela del pueblo natal y perfeccionó esos estudios elementales en Pravia.

“La vocación —nos ha dicho él mismo— tuvo que subordinarse en los primeros momentos a las exigencias de la realidad. Soñaba con ser abogado, pero como carecía de los medios económicos necesarios, me resigno a hacer los estudios del Magisterio. En el año de 1902 terminó la carrera de maestro superior. Como, positivamente, carecía de vocación para ejercer la enseñanza, no intento siquiera el ingreso en el Magisterio.”

Por entonces se dedicó al periodismo como redactor del diario “El Carbayón”, al que prestó servicios hasta que pasó a “La Opinión de Asturias”, en 1906. En diciembre de este año fué nombrado oficial tercero del Gobierno civil de Oviedo. Este cargo no le impidió continuar las tareas periodísticas, sino que, poco después, las aumentaba con la corresponsalía en esa ciudad de “El Noroeste”, de Gijón.

En Escritores y artistas asturianos, de Constantino Suárez Fernández, El Españolito

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benito García Casielles Meana: últimos años

retrato benito casielles meana

Retrato de Benito Casielles Meana en la Sala de Juntas del Colegio de Abogados de Oviedo.

…Establecido nuevamente en Asturias, se le nombró el 1º de septiembre de 1834 juez de primera instancia de Pravia. Elevado a la categoría de juez de término en 1837 con destino al juzgado de Albacete, renunció a la designación, y se confirió entonces la plaza de igual categoría en Lugo, al frente de la cual permaneció hasta 1840.
En enero del año siguiente se le designó fiscal de la Audiencia de La Coruña, de la que pasó con igual cargo a la de Oviedo en 1847. En ésta y a petición suya se le nombró magistrado en febrero del año siguiente, cargo que desempeñó por espacio de unos seis años.
Aunque el cumplimiento de su deber estuviese fuera de Asturias, pasaba en Oviedo la mayor parte del tiempo que sus ocupaciones le consintieran, y en la ciudad natal se le consideraba como vecino casi siempre presente y colaborador activo de trabajos y proyectos desarrollados por las Instituciones locales. Así sucedió que, habiendo sido destinado como presidente de Sala a la Audiencia de La Coruña en marzo de 1854, su fallecimiento tuvo lugar en la ciudad natal el 26 de mayo de 1855.
Estuvo condecorado con la Cruz de Carlos III.

Constantino Suárez Fernández, en Escritores y artistas asturianos

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benito García Casielles Meana: etapa lucense

La conveniencia pública reclama imperiosamente que usted cese al momento en el destino que ejercía, y por lo mismo acordó la Junta su separación entregando inmediatamente la judicatura al que por ley le corresponda, y que antes de la noche salga fuera de la capital para lo que le facilitará el señor Alcalde Constitucional el correspondiente pasaporte; y de quedar en ejecutarlo se servirá usted avisar inmediatamente a la misma. Lugo, 14 de setiembre de 1840

Con las firmas de José Ramón Becerra y Osorio, José Antonio Somoza, José Arias de la Torre, Agustín de Miró, Roberto Robles y Alejandro Castro y Gómez.

 

 

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benito García Casielles Meana en Pravia

Don Pedro López de Grado y Omaña, alcalde presidente de Ayuntamiento de esta Villa de Pravia y su concejo, comandante de la Guardia Nacional a caballo del mismo: D. Bernardino de Busto Miranda, procurador del común y D. Miguel de Busto Miranda secretario de dicho ayuntamiento= certificamos: que don Benito Casielles Meana juez de primera instancia de la referida villa y su partido, se halla desempeñando este destino desde primero de septiembre de mil ochocientos treinta y cuatro, desde cuyo día se ha ahitado individuo de la milicia urbana hoy Guardia Nacional de este dicho concejo en el arma de caballería: por sus antecedentes políticos y literarios fue recibido en el pueblo con entusiasmo y júbilo: contribuyó poderosamente con su conducta y ejemplo a mejorar el espíritu público en favor de nuestra augusta Reyna y libertades patrias y al armamento y formalización de dicha Guardia Nacional: y en el ejercicio del grave destino que desempeña, ha dado y está dando repetidas pruebas de consumada inteligencia, ilustración y cordura, cuyos títulos le hacen acreedor al aprecio y benevolencia del Ayuntamiento y del público. Conste donde convenga, y lo firmamos en Pravia y abril seis de mil ochocientos treinta y seis = Pedro López Grado = Bernardino de Busto = Miguel Ramón del Busto secretario

Sigue leyendo


Deja un comentario

Benito García Casielles Meana: primeros años y juventud

Autorretrato de Benito García Casielles Meana en 1826. (Archivo de Paloma Martínez-Casielles)

La noticia más completa sobre Benito García Casielles Meana nos la ofrece Constantino Suárez Fernández, El Españolito, en Escritores y artistas asturianos: Magistrado y escritor de amplia cultura sobre temas jurídicos e históricos, que floreció en la primera mitad del siglo XIX. Nació en Oviedo el 21 de marzo de 1798, hijo de don Domingo de esos apellidos, que era administrador de Rentas Reales en la provincia, y de doña María del Carmen Meana y Granda.
Ingresó en la Facultad de Filosofía de la Universidad ovetense en 1812, y en ella obtuvo el grado de bachiller en esa disciplina tres años después. Cursó seguidamente los estudios de Jurisprudencia y alcanzó el grado de bachiller en Cánones y Leyes en 1818. Fue estudiante tan distinguido que, mientras proseguía esos estudios, de los que fue investido de licenciado en 1821, ejerció de profesor sustituto de Instituciones desde 1819, y prosiguió como tal hasta 1822. Posteriormente, y por espacio de un curso, tuvo a su cargo la cátedra de Literatura e Historia.
Ya licenciado, la Audiencia le declaró apto para ejercer la abogacía en agosto de 1821, y quedó incorporado al año siguiente al Colegio de Abogados ovetense. Actuó como abogado de pobres de 1823 al 24 y al año siguiente se le nombró juez noble de Oviedo, cargo en el que fue reelegido por otro año. Entonces (junio de 1926) fue recibido de abogado por los Reales Consejos. En el ejercicio de la abogacía permaneció hasta 1828 con crédito y prestigio crecientes, que le llevaron a desempeñar algunos otros cargos, mientras sus actividades de escritor sobre temas jurídicos e históricos y también como poeta, le dieron predicamento en las instituciones culturales ovetenses de esa época.
Dejó la ciudad natal en 1829 para ocupar el destino de alcalde mayor en el partido de Curiel (Valladolid), al que renunció en 1833 por motivos fundados en su estado de salud.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Codicilo de Fernando de Miranda, “el degollado”

 

En el Archivo de la Casa Nueva del Campo de Pravia se conserva un documento muy interesante. Se trata de un codicilo, documento de últimas voluntades, que firma Fernando de Miranda, preso en la cárcel de Pravia, el 15 de septiembre de 1642. Es Antonio Juan de Bances y Valdés, en las Noticias históricas del concejo de Pravia (ed. de Carlos Romero, p. 211) y al hablar del coto de Villavaler, quien nos da una pista más sobre este personaje:

Sigue leyendo